Fases del duelo, desagradable pero inevitable.

A petición de una lectora, vamos a tratar de mencionar algunos aspectos sobre el duelo y la manera de sobrellevarlo. Si bien sé que estaba buscando algo más enfocado a adolescentes, me temo que no voy a poder ayudar en ese aspecto puesto que es algo que escapa a mis conocimientos y no deseo profundizar en un tema tan delicado como es el duelo sin estar completamente seguro de lo que hablo.

Dicho esto, empecemos a comentar el duro proceso del duelo sobre una desgracia.

No tiene que morir nadie para pasar por el duelo.

Si bien es cierto que cuando pensamos en que alguien está pasando por las fases del duelo nos viene a la mente que alguien importante para esa persona ha muerto, no tiene porqué limitarse únicamente a ese escenario. El divorcio y la separación familiar, una ruptura sentimental o una pérdida económica que la persona considere muy importante.

¿Cómo definiriamos el proceso del duelo en pocas palabras?

Descrito con pocas palabras, podemos decir que el proceso del duelo se produce cuando la persona en cuestión sufre un gran cambio en su vida debido a la ruptura con un elemento importante para él, un trabajo, una pareja o un familiar por ejemplo. El duelo es el proceso adaptativo que ayuda a superar emocionalmente dicha ruptura forzosa a la cual tendrá que amoldarse independientemente de sus deseos.

Dado que este proceso del duelo no es elegido sino que está impuesto por las circunstancias, no hace falta decir que resulta doloroso y conflictivo para quien lo padece. Si bien es cierto que dependiendo de la personalidad de la persona y sus creencias personales pueda superarse con más facilidad que otra persona.

El proceso de duelo de una persona es independiente del que puede tener otra persona cercana a la primera. Lo que a una puede llevarle 5 semanas, otra puede tardar 12 semanas o varios meses dependiendo de la situación. Cada caso es diferente.

Las fases del duelo

Como posiblemente ya sepáis, el proceso del duelo suele dividirse en 5 fases de duelo diferentes.

Primera etapa del duelo: Negación.

La primera fase consiste en intentar rechazar lo sucedido como mecanismo defensivo contra la realidad, por ejemplo una persona podría negarse a aceptar que tiene una enfermedad grave que requiere una operación considerable aún a riesgo de poner en peligro su vida negando la realidad una vez demostrada.
Segunda etapa del duelo: Ira.

Cuando es obvio que la enfermedad está ahí y no puede negarse más es cuando aparece la segunda etapa. La sensación de impotencia y frustración por la situación hacen que la ira se haga presente hacia uno mismo o los demás como blanco de la misma.

Tercera etapa del duelo: Negociación.

Se intenta negociar con la situación buscando la parte positiva y negativa de lo sucedido al tiempo que se busca una solución aunque se sepa que no existe solución alguna posible.

Cuarta etapa del duelo: Depresión.

Ahora uno es consciente de la situación, ya no la niega ni siente la misma frustración y rabia que en el pasado, la sensación de tristeza y desánimo es lo que marca esta etapa que puede durar semanas o meses enteros. Paulatinamente el dolor y la angustia de esta fase del duelo debería de ir siendo cada vez menor.

Quinta etapa del duelo: Aceptación.

El final del camino. En esta fase del duelo estamos mentalmente preparados para aceptar lo que sucede aunque nos duela hacerlo. Sabemos desde hace tiempo que no podemos hacer nada para evitarlo, hemos llorado y sufrido todo cuanto necesitábamos y llegó el momento de seguir viviendo a pesar de ello. Por duro que sea, hay que seguir adelante.

Deja un comentario