Piloto automático

Vivimos en un mundo de copias, como decía Jung: “todos nacemos originales y morimos copias”, y es normal hacer lo que otros hacen y/o intentar poseer lo que otros tienen, esta es la regla del juego: debemos tener éxito a cualquier precio. Sucede que cuando este guión se lleva al pie de la letra, casi siempre no nos detenemos para darnos cuenta de quiénes somos realmente, de lo que realmente queremos, y lo peor: vamos por la vida haciendo, haciendo y haciendo, el estado SER está en el último plano; encendemos el piloto automático y lo seguimos, con los ojos vendados y a toda velocidad.

Obviamente no está mal buscar el éxito, pero cada extremo es dañino, el ser humano necesita equilibrar la vida entre hacer y ser, buscar una calidad de vida, hacer ejercicios físicos, pasar más tiempo con la familia y los amigos, y así sucesivamente. Resulta que desaprendemos cómo hacer esto, de tanto funcionar en el piloto automático no sabemos lo que es simplemente SER. Vemos a personas que se jubilan, caen en la depresión y mueren, porque no saben cómo vivir simplemente siendo. ¡Esta es la cima de lo absurdo!

En la práctica del mindfulness es constante ver a personas con grandes dificultades para relajarse, para disfrutar de los momentos de práctica. Llegan al punto de pensar que son un poco “tontos”, infantiles o que pierden el tiempo en los momentos que están destinados a ser. Algunos dicen que quieren terminar de inmediato para llegar a lo que realmente importa, qué hacer. La resistencia a dejar el piloto automático es muy fuerte, porque este estado da sentido a sus vidas, y dejarlo puede descubrir un problema aún mayor, al que no quieren enfrentarse.

Estas resistencias son muy comprensibles, es natural, porque son años y años trabajando en este software, pero es extremadamente enriquecedor y liberador que la persona pueda incluir lentamente momentos en los que se le permite SER, pueda con pequeños actos apagar el piloto automático y pueda lentamente sentir la vida desde otra perspectiva.

Mindfulness es ideal para este cambio de software, es un proceso con herramientas muy ricas para ayudar a la persona a equilibrar el tener/hacer y el ser, haciendo que cada momento sea único, en armonía, paz y en sintonía con su propia esencia.

Leave a Reply