¿Miedo o fobia?

El miedo es una de las emociones naturales más antiguas de la humanidad, los seres vivos siempre han tenido que vivir con él y nunca han podido deshacerse de él. Sin embargo, a pesar de ser indeseable y de traer un fuerte estrés emocional, esta emoción siempre ha demostrado ser una herramienta de apoyo muy valiosa, que ha contribuido mucho a que el hombre llegue a su destino.

Si hacemos un corte en el mundo organizacional, aún hoy el miedo es un gran aliado del hombre en sus interacciones en este universo. El efecto del miedo es la parálisis, la huida o la confrontación. Por lo tanto, hay una tendencia a la acción, a dejar el lugar donde está. El efecto del miedo se convierte en una emoción necesaria, veamos algunos ejemplos:

a) El miedo a perder el trabajo, en estos momentos de crisis, hace que los desempleados abandonen el comportamiento de inercia y avancen en la búsqueda de oportunidades, mejoras, etc;

b) El miedo a ser superado por mi colega en la empresa, me hace tener la acción para mejorarme y rendir más.

c) El miedo a dar una conferencia mediocre, hace que se busquen contenidos concisos y formación, formación y capacitación.

d) El miedo a perder una vacante que tanto quiere, hace que la entrevista tenga una preparación adecuada, un cuidado con el currículum.

e) El miedo a no poder liderar un grupo, hace que la búsqueda de un mentor o entrenador sea esencial.

Y así sucesivamente. Por lo tanto, el miedo es algo muy valioso en cualquier circunstancia, si ha aparecido, puedes sospechar, algo necesita cambiar.

Relación entre fobias y miedos

Ahora, ¿que pasa cuando el miedo nos perjudica? O lo que es lo mismo, cuando el miedo se convierte en fobia. La fobia es una emoción intrusiva que provoca un miedo acentuado, exagerado, desmedido, sin ningún fundamento en la realidad.

Cuando la fobia está presente y cambia la vida de la persona, se necesita psicoterapia y/o ayuda psiquiátrica para elaborar, medicar y controlar el estado agudo de ansiedad, que es un síntoma inevitable de la fobia. Y recuerde, es muy difícil salir de una fobia por su cuenta.

La fobia no tiene una causa comprobada, pero los estudios relacionan la aparición de la fobia con algunas características personales, especialmente profesionales, que son:

  • Gente que busca frenéticamente ser competente
  • Con responsabilidades excesivas
  • Personas muy detallistas
  • Con tendencia a preocuparse por la opinión de los demás
  • Dificultad para recibir críticas
  • Altamente organizados
  • Extremadamente críticos
  • Demasiado sensibles
  • Controladores
  • Alta conciencia social

Por lo tanto, cuando te des cuenta de que tienes fobia, busca ayuda; y cuando te des cuenta de que es miedo, reflexiona sobre este miedo, o miedos, y pregúntate: ¿miedo a qué? Siempre tenga el miedo como un aliado fuerte (diferente de la fobia), escúchelo muy bien, porque es una de las herramientas más valiosas que la madre naturaleza ha creado para despertar en usted un atributo esencial para la vida: el CORAZÓN.

Leave a Reply