Claves para hablar en público como un líder: Conversación y pausas

Hay muchos factores alrededor del liderazgo, no tienen porqué cumplirse todos, pero sí que es cierto que suele haber un cierto patrón que se repite, y hablar en público bien es parte de ese patrón. Una de esas cosas que suelen tener las personas capaces de liderar es el control de la manera de hablar, por lo general un lider sabe hablar en público bastante bien, sabe comunicarse, hacerse escuchar y entender por los demás. Parte del liderazgo consiste en saber convencer y ser escuchado, independientemente de tener o no razón.

Marcar bien los tiempos al hablar en público es algo que resulta fundamental para crear un liderazgo sólido, sobretodo si está forzado a hablar en público con frecuencia. Vamos a usar un cliché, no es lo que dices, sino cómo lo dices. Pues bien, este cliché tan sobado también se aplica a la hora de hablar en público.

Las pausas al hablar en público

El uso de las pausas durante una conversación o una presentación (si tiene que hablar en público) es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de mantener a las personas con las que hables interesadas. Si tienes que hablar en público y usas un tono constante y sin cambios de ningún tipo, la otra persona acabará por adormecerse escuchándote.

Siempre es mejor añadir algún cambio en los ritmos, hablar más alto en alguna cosa que quieras remarcar mientras te dedicas a hablar en público o a romper el ambiente formal con algo de humor que haga más liviana la conversación. Siempre que no desentone bromear en ese momento claro.

El tamaño de la audiencia también podría afectar a la forma en que usa el tiempo. Cuando la audiencia es pequeña, la presentación suele ser más informal y breve en comparación con el tiempo que usarías si tienes que hablar en público frente a una gran audiencia.

La reacción de un público numeroso llegará a ser un poco más largo y no tan rápido como si la audiencia es pequeña, es decir, cuanto más público más tardan en reaccionar.

Lo creas o no, poner ese silencio tan necesario en la presentación es una de las señas de identidad de un presentador experto y bueno. Ningún orador público debería parlotear constantemente de distancia, en la esperanza de mantener una audiencia pegada a nada es lo que tiene que decir.

Irónicamente, esta es una manera efectiva de mantener su enfoque de encima. El uso del silencio añade que tanto necesitaba polaco en su presentación por lo que parece como un experto de confianza.

A la hora de hablar en público, las pausas cortas son eficaces para utilizar con el fin para que puedas separar sus pensamientos. Estas pausas pueden ser de entre un segundo a dos O más largas si se quiere dar más misterio o dejar tiempo para que piensen. Lógicamente no tienes que contar literalmente, sin embargo, sólo ten en cuenta que reducir la velocidad es bueno, sin pasarse claro.

Esto le da al público la oportunidad de absorber la totalidad de lo que les dices. También ayuda si cambias la inflexión de su voz durante el fin de un pensamiento ya que esto también puede ser señal de que la audiencia que has acabado de decir un tema y vas a empezar otro distinto, u otra idea del mismo tema.

Recuerda que cuando tienes que hablar en público, las pausas son también un medio eficaz si se quiere resaltar algo. Ponlo antes de cualquier palabra o pensamiento que deseas que el público se centre en él.

Leave a Reply