La literatura enriquece el alma: una forma de reflexionar sobre nuestro autoconocimiento

Por Lucía Lorenzana / 0 Comentarios ».
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Hoy, es un día totalmente diferente

Hoy, es un día diferente al resto de días

Stars on the Prairie

Creo que hay muchas maneras de reflexionar, hay muchas maneras de pensar y muchas maneras de cambiar de perspectiva en cómo percibimos nuestros sentimientos y el mundo que nos rodea.

Desde esta página, tanto mi compañero Raúl como yo, os proponemos consejos para vuestra vida cotidiana, así como herramientas para conocer y profundizar sobre diversos temas de Psicología. La herramienta más útil es el autoconocimiento: comenzar a conocernos más a nosotros y nosotras mismas, desligarnos de las perspectivas erróneas que tenemos, deshacernos de los prejuicios y de aquellos lastres que nos impiden avanzar hacia nuestros objetivos.

El autoconocimiento nos lleva al bienestar.

Hoy, me gustaría compartir con vosotras y vosotros algo diferente y especial. Hoy, me gustaría compartir un poema de hace unos cuantos años. A veces, la literatura nos puede encaminar a un autoconocimiento profundo sobre nuestra persona, puede hacernos comprender sentimientos y emociones que nos acechan. Os animo a que expreseís vuestros pensamientos, vuestras emociones  -aunque sean pasajeras- para poder conocernos.

El autoconocimiento no tiene límites.

NOAA arctic spring 1950 corp1104-2

No te confundas con el mar

Dime cuándo dejaste tu traje azul,

en el fondo del armario y…

y yo te diré cuando dejé de limpiar el polvo al resto.

Me dijiste que cuidarías de mis penas,

y así fue:

las guardaste en tus brazos,

para abrazarme a ti y dejarme

envolver por la tristeza.

Dime cuándo envenenaste las rosas de mi jardín,

me decías que eran negras como la noche,

en vez de rojas como la lujuria que compartimos.

Me decías que eran el color de lo distinto,

del mar profundo y la sabiduría

de viejas leyendas celtas.

Mentiste.

Me mentiste.

Eran negras como el pequeño frasco grasiento,

y corroído por los años de desuso,

de un astuto arsénico.

Dime cuándo amaneciste entre la niebla,

¿y cuando amanecí yo de la noche…?

será un misterio.

Dime cuándo te dije que te amaba y

tú me susurraste que me necesitabas.

Me esconderé en brazos imaginarios,

hasta que un día encuentren vacuna

para el cáncer de corazón.

Aprovechen estos días de descanso y, por supuesto, serán bienrecibidos vuestros comentarios y sugerencias.

Un abrazo y ¡hasta el próximo artículo!

Fuente de imagen:
[success]¿Te ha gustado? Escribe un comentario, comparte el artículo en facebook o indica que ha gustado en Google Plus, Facebook o Twitter haciendo click en el botón correspondiente que encontrarás después de los artículos relacionados en este mismo artículo.

Con tan solo un click nos ayudarás muchisimo. También puedes seguirnos en facebook en el menú lateral y recibirás nuestros artículos en tu tablón. [/success]

j-dub1980(THANK YOU FOR 100k+ Views) / Foter.com / CC BY-SA
Foter.com / Public domain
La literatura enriquece el alma: una forma de reflexionar sobre nuestro autoconocimiento
Puntúanos
el secreto link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies de terceros (Google Analytics y Google Adsense) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies