La elección de no tener hij@s

Con esta entrada me gustaría hablar de un tema muy controvertido y que todavía en nuestra avanzada sociedad se ha convertido en un tabú sobre el que persisten muchos viejos prejuicios y opiniones diversas. En muchas ocasiones existen toda una serie de argumentaciones basadas en posturas tradicionales que defienden el instinto maternal, aunque no tanto el instinto paternal. La sociedad no deja de presionar a las personas cuando van pasando los años para que conformen una familia.

Nos han enseñado que el ciclo de la vida de todo ser vivo es nacer, crecer, reproducirse y morir.

¿Es necesaria la reproducción para sentirnos plenas y plenos con nuestra vida?

¿Se puede romper con estas posiciones biologicistas y con las presiones sociales para tener hijas e hijos?

Pero, ¿acaso no es una decisión personal y libre de cualquier tipo de presión?

La decisión de no tener hij@s

La elección de no tener hijas e hijos se ha ido convirtiendo en una opción real para muchas personas en los últimos años. Desde la década de los años 1960 se han comercializado una gran variedad de métodos anticonceptivos que han permitido que las personas puedan decidir cuándo y cómo quieren ejercer su maternidad y paternidad. Y si quieren realmente ejercer este rol.

En esta última década se ha incrementado el número de personas que han decidido de manera totalmente libre y responsable no tener hijos e hijas. Es muy importante librarnos de prejuicios y estereotipos que nos lleven a opinar sobre la libre decisión de las personas (se te va a pasar el arroz, luego te vas a arrepentir, te vas a quedar solterona toda la vida, te pierdes lo mejor de la vida…).

Hay muchas maneras de concebir nuestra vida y muchas maneras de disfrutarla. La maternidad y la paternidad implican una gran responsabilidad y comenzar una nueva vida totalmente diferente. Sin llegar a cuestionar este hecho, es importante que la decisión de tener un hijo o una hija sea consensuada y tomada de manera libre y responsable.

Estas son algunas de las razones que nos pueden llevar a la elección de no tener hijos e hijas:

  • La falta de deseo de tener hij@s y la falta de voluntad para ejercer el rol de madre/padre.
  • Circunstancias personales y vida personal.
  • Dificultades económicas y sociales.
  • Por coherencia, “Es un error traer un hijo al mundo si no es deseado, por lo que si no se desea no debe tenerse”.

No soy madre porque no quiero

Un artículo muy interesante de El país (http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/09/20/actualidad/1379705104_604726.html)

Un abrazo y ¡nos vemos en el próximo artículo!

Leave a Reply