La depresión y los trastornos depresivos: información para romper mitos (II/II)

Hoy seguimos con el tema que iniciamos el lunes pasado en la entrada “La depresión y los trastornos depresivos: información para romper mitos (I/II)”. En la anterior entrada formamos un esquema básico de los componentes sintomáticos de los trastornos depresivos como son los síntomas anímicos, conductuales, cognitivos, interpersonales y físicos. También comentamos los diferentes tipos de trastornos depresivos recogidos en el DSM-IV-TR así como algunos datos sobre la epidemiología.

Hoy continuamos con el tema para poder comprender de manera general, y desmitificada, los trastornos depresivos. Es muy importante comprender que la tristeza no es un factor único para diagnosticar un trastorno depresivo. Podemos sentirnos tristes por alguna causa concreta de nuestra vida: suspendemos un examen, nos sale mal una entrevista de trabajo, la muerte de un ser querido, un cambio de vivienda etc. Entonces podremos definir esta tristeza como transitoria – un estresor leveo que forma parte de un duelo – en el caso de una pérdida importante.

Prayer is the language

 

La depresión como trastorno comórbido

Es muy habitual que al diagnosticar una depresión encontremos un diagnóstico previo y subyacente. Cuando confluyen varios diagnósticos nos encontramos en una situación de comorbilidad, lo que suele complicar la terapia siendo necesario un análisis previo y complejo. Entre los trastornos habituales que suelen ir acompañados de trastornos depresivos están los trastornos de ansiedad, trastornos orgánicos o médicos, reacciones de duelo, trastornos del sueño, trastornos adaptativos etc.

La distimia

La distimia o trastorno distímico es un trastorno depresivo con unas características propias que está recogido en el DSM-IV-TR.  Es un trastorno de carácter crónico pero más leve que el trastorno depresivo mayor. Se caracteriza por una baja autoestima, sensación de tristeza y pesadumbre y fatiga. Es un subtipo de los trastornos depresivos pero no cumple con todos los requisitos para considerarse un trastorno depresivo mayor.

 Algunas de las características más habituales del trastorno distímico son: trastornos alimentarios tanto de exceso como por falta de apetito, aislamiento interpersonal, dificultad para conciliar el sueño o algún tipo de trastorno del sueño, pesimismo, fatiga, incapacidad para la concentración, trastorno de la memoria etc.

Debemos poner mucha atención a este tipo de trastorno depresivo ya que si se intensifica y alarga más en el tiempo puede dar como resultado una “doble depresión“, una combinación de distima y trastorno depresivo mayor.

El suicidio

El suicidio es el acto por el que un individuo de manera totalmente expresa y deliberada se provoca la muerte. Se ha convertido en un tabú en nuestra sociedad, muchas veces negándolo en casos de personas que tras años de depresión u otro tipo de trastorno se han quitado la vida. Este tabú hace que muchas veces no tengamos conocimiento acerca de las causas complejas que llevan a una persona a la determinación de abandonar su vida. Así mismo en muchas religiones se considera un pecado y en algunas leyes está tipificado como delito haciendo aún más difícil conocer la complejidad de esta problemática.

El sucidio se ha incrementado en los últimos años, posiblemente por los nuevos modelos de sociedad movidos por motivaciones individualistas. El sentimiento de estar solo… sentirse sola es cada vez más habitual. El suicidio es 4 o 5 veces más habitual en los hombres y las mujeres comenten 3 veces más intentivas, esto se relaciona con que los hombres eligen métodos más violentos para cometer el suicidio. Más del 90% de las personas que se suicidan sufren algún tipo de trastorno psicológico.

En definitiva el suicidio se entiende de manera cultural y social como la vía de escape de una situación límite en la que se encuentra la persona tanto un nivel psicológico como emocional. También como un sentimiento de frustración del vacío existencial. En estos casos nos encontramos con personas con graves problemas psicológicos. Pero es importante recalcar que siempre hay alternativas y que siempre hay personas que nos pueden ayudar a sobrellevar las dificultades de la vida.

Nos vemos en el próximo artículo.

No dudeís en comentar ¡siempre sereís bienvenidos/as!

¡Un abrazo!

Fuente de imagen: Lel4nd / Foter / CC BY
La depresión y los trastornos depresivos: información para romper mitos (II/II)
Puntúanos

Leave a Reply

Al dejar un comentario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximas visitas y la IP en nuestra base de datos de Raiola Networks que usamos para bloquear comentarios de SPAM desde cualquier IP.

Responsable » Raúl Iglesias Ledesma
Finalidad » Gestionar y moderar comentarios.
Legitimación » tu consentimiento expreso.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, el proveedor de hosting de este sitio web dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola ( https://raiolanetworks.es/aviso-legal/).

Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Contacta conmigo a través del formulario de contacto o el email contacto@psicologiamotivacional.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies