El peligro de dejarse llevar, el experimento de la cárcel de Standford. Psicología social (Parte II/II))

Por RaulIglesiasLedesma / 0 Comentarios ».
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
psicologia social experimento

http://www.flickr.com/photos/photohome_uk/1489689336/

Acabemos el experimento de psicología social de Zimbaro que habiamos empezado en nuestro post anterior.  ¡Vamos de lleno con el segundo día!

 Experimento de psicologia social, la cárcel de Zimbaro: La gran rebelión

Algo que sorprendió profundamente a los investigadores fue lo que ocurrió el segundo dia del experimento, los presos se amotinaron. Se quitaron las medias de la cabeza, los números que llevaban y levantaron barricadas en las puertas de sus celdas mientras se mofaban de los celadores.

Llegado el turno de los siguientes celadores a la mañana, los guardias del nuevo turno reprocharon la incapacidad de los anteriores de no conseguir apaciguar la rebelión iniciada y llamaron a los otros guardias que estaban de descanso. Dichos guardias acudieron y entre los 9 sofocaron el motín de sus compañeros.

El resultado de este motín fue el endurecimiento de los celadores pasando al maltrato psicológico de los presos a fin de que estos se volvieran más dóciles y no repitieran lo anterior. Los presos se quedaron sin camas en las que dormir y sin ropa que ponerse.

Además de esto, decidieron crear una celda más cómoda y confortable en la que metieron a los 3 presos más pacíficos y les dieron buena comida y trato. Esto creó la sensación entre los presos que había “soplones” entre ellos sin saber quienes eran consiguiendo el objetivo de desanimar futuros planes de motín. Curiosamente, esta misma estrategia fue llevada a cabo en cárceles reales sin que tuvieran constancia de ello.

A medida que el tiempo iba pasando, la situación fue volviéndose más real por momentos para los participantes. A este aumento de realidad ayudó el hecho de que uno de los reclusos comenzara a mostrar síntomas de transtornos después de 36 horas (fuente de la información). Los investigadores decidieron no dejarle marchar a fin de saber si era cierto lo que le pasaba durante este estudio de psicología social.

El hecho de no poder salir este participante aumentó la sensación de realidad de estar encarcelados y acabó derivando en un mayor estrés para los mismos. Algunos tuvieron crisis nerviosas. Debido al conjunto del comportamiento que estaba llevádose a cabo por los guardias cuyo comportamiento era más que cuestionable, a las presiones de los familiares de los voluntarios y a la visita de una entrevistadora externa que pidió finalizar con el mismo después de lo que había visto, el experimento de psicología social de Zimbardo fue cancelado mucho antes de lo que estaba previsto.

 Resultados del experimento de psicología social, la cárcel de Zimbardo

Sin lugar a dudas el cambio sufrido por los participantes resulta increible. Quienes al inicio del experimento bromeaban al empezar el mismo, resultaban irreconocibles. Los reclusos estaban sumisos y desesperados por acabar con la situación y los guardias, hacía poco unos jóvenes normales, se habían convertido en individuos violentos y crueles al representar su papel.

Desde luego, nadie esperaba un resultado como el que obtuvieron, la asignación de roles que tenemos y cómo suprimimos nuestra personalidad cuando creemos que tenemos un rol que representar independientemente de nuestras ideas propias da para pensar.  Si os ha gustado, aquí teneis algo que encontrareis interesante. El experimento de Milgram.

 

El peligro de dejarse llevar, el experimento de la cárcel de Standford. Psicología social (Parte II/II))
3 (60%) 1 vote
el secreto link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies de terceros (Google Analytics y Google Adsense) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies