Consideraciones al crear un hábito y que dure

Crear un hábito nuevo dentro de nosotros puede ser algo que cueste bastante según el objetivo que nos marquemos. Por ello, para que el proceso de crear un hábito nuevo o una nueva costumbre, como prefieras llamarlo, vamos a darte una serie de pasos que te sirvan de ayuda a la hora de llegar a tu meta con tus nuevos hábitos.

Primera consideración a la hora de crear un nuevo hábito

Existen dos alternativas que puedes tomar a la hora de crear un nuevo hábito:

  • Puedes centrarte en ir eliminando paulatinamente alguna costumbre nociva que desees que desaparezca.
  • Puedes centrarte en crear un hábito nuevo que te beneficie más que el anterior.

objetivos especificos como lograrlos

A efectos prácticos, tanto la creación de un hábito como reducir o eliminar un hábito nocivo tienen pasos en común entre sí. La diferencia entre ambos podemos considerar que radica en el enfoque que le damos al hábito o costumbre. Mientras que enfocarnos en eliminar un hábito nos fuerza a mantener nuestra mente enfocada en aquello que queremos eliminar y puede llevar a una actitud más negativa (importante: recuerda que esto depende también de la personalidad de cada uno, a algunas personas puede motivarla más eliminar un mal hábito que crear uno bueno).

La mentalidad de crear un hábito saludable nuevo conlleva una actitud constructiva que resulta un refuerzo positivo para mantener una actitud firme que ayude a mantener la nueva. Personalmente considero que resulta más beneficiosa la actitud de buscar “acercarse” a algo que “alejarse” de otra cosa. Pero como ya he mencionado, todo depende de la personalidad de cada uno de nosotros. Lo que para uno le ayuda no tiene porqué tener el mismo efecto ni intensidad en otra persona.

Segunda consideración a la hora de crear un nuevo hábito

No busques un cambio rápido e instantáneo a la hora de modificar tu conducta y tener un hábito completamente diferente al anterior. Imagina que tu antiguo hábito es un ser vivo. No va a querer morir sin pelear por su supervivencia, va a intentar persistir por todos los medios posibles. Y en ocasiones será fácil olvidarnos de los hábitos nuevos y recaer en los viejos si nos despistamos.

El motivo de esto es simple, estamos acostumbrados a actuar de acuerdo a nuestras viejas costumbres, así que a la hora de instaurar un hábito nuevo, cuesta más mantener la actitud adecuada con el nuevo que dejarse llevar hacia el hábito anterior.

Deja un comentario