Archivo de la categoría: Uncategorized

La importancia de los estilos de apego: los cuatro tipos de apego

En muchas ocasiones al leer artículos de Psicología Social y de Psicología en general, nos damos cuenta de la importancia que tiene la Teoría del Apego y los diferentes tipos de apegos que existen. Vamos a comentar en este caso a modo de introducción todos los tipos que suelen mencionarse y si os interesa el tema, ampliaremos detenidamente en cada uno de ellos. El apego es un vínculo que supone un lazo afectivo muy fuerte para relacionarnos con nuestro iguales. El principal apego que desarrollamos en la díada madre-hijo. Es muy importante este vínculo que se establece en los primeros días de vida y a lo largo del embarazo.

Las teoría del apego

Al adentrarnos en el propio concepto, encontramos que hay muchas teorías diferentes que sugieren desde perspectivas diferentes el estudio del apego. Las diferentes escuelas de Psicología se intentan adentrar en el surgimiento de los primeros vínculos y lazos afectivos, y explicar la importancia que tiene esos primeros contactos para el desarrollo de nuestra personalidad posterior. También se puede cuestionar si es una actitud innata, propia del sujeto en sí, o si es un aprendizaje.

Podemos encontrar posturas desde las teorías conductistas, psicoanalistas, etc. Pero la teoría más importante y aceptada hasta el momento es la Teoría Etológica de Bowlby.

Este modelo se inspiró en el enfoque del estudio de la impronta, es un concepto que se estudia en la Etología y la Psicología Social para describir un comportamiento y aprendizaje que se desarrolla en un período crítico, es muy rápida e independiente del resultado de la misma. Uno de los comportamiento de la impronta que más conocemos es la de un grupo de patitos recién nacidos que siguen de manera natural los pasos de su mamá pato.

 

Tipos de apego

Hay diversos tipos de apegos, que son muy interesantes por estudiar sus diferentes componentes:

    • Apego seguro: el apego seguro se caracteriza porque los niños y niñas buscan el contacto y cariño de la madre y reducen el llanto cuando su madre está presente. La madre le reconforta y le da el cariño que el bebé necesita.
  • Apego evitante: estos niños y niñas no muestran ni ansiedad ni enfado ni tristeza cuando su madre no está presente, pero sí cuando están solos. El cariño y el confort se lo puede dar su madre como una persona extraña.
  • Apego resistente: antes de que la madre abandone la sala, las niños y los niños buscan insistentemente su proximidad y cariño. Pero cuando regresan se muestran enfadados e incluso agresivos hacia su madre. La madre no les logra consolar.
  • Apego desorganizado o apego desorientado: refleja una gran inseguridad de los niños y niñas en su díada madre-bebé. Muestran conductas muy contradictorias cuando su madre abandona la sala y vuelve a ella.

diferentes tipos de apego, apego desorientadoLos diversos estudios muestran que los bebés que manifiestan un apego seguro tienen madre más cariñosas, amables, receptivas y que no maltratan y descuidan a sus bebés. Sin embargo el resto de apegos suelen manifestar alguna carencia por parte del cuidado de la madre hacia su hijo o hija, son estilos inseguros.

Espero que os haya gustado el artículo. No dudeís en comentar lo que queraís. Un abrazo muy grande.

Tripofobia: Cómo entender y tratar fobias a los agujeros

¡Hola amigos/as! Nota: Lo primero es decirte que puedes leer el artículo con toda tranquilidad, no existe ninguna imagen en el mismo, así que navega con toda confianza. En el caso de hoy vamos a tratar fobias comunes, es bastante frecuente la llamada Tripofobia (o triptofobia en algunas ocasiones). Pero si buscáis información os recomiendo que os centréis en la palabra tripofobia en lugar de utilizar en la busqueda triptofobia ya que os saldrán bastantes más resultados. Pero os adelanto que no vais a encontrar mucho en Español. Por eso vamos a intentar hacer un pequeño resumen sobre en qué consiste exactamente esa fobia, y algunos consejos sobre cómo plantear su trato.

¿Qué es la tripofobia y porqué existe la fobia a los agujeros?

Si bien aunque es un miedo muy extendido y más frecuente de lo que pueda pensarse, no ha sido hasta el año 2005 cuando se ha empezado a utilizar la palabra tripofobia (o triptofobia) para referirse al miedo a los agujeros y las formas geométricas creadas a partir de la unión de agujeros y espacios vacíos. Esta fobia a agujeros no tiene porqué tener una forma concreta para causar la repulsión que lo caracteriza, puede ir desde la forma de una planta como un girasol de cerca, pasando por un panel de abejas o una serie de heridas relativamente profundas.

Como siempre, el nivel de reacción a esta fobia depende de la persona, en algunas personas existe un auténtico pánico, escalofríos o directamente ataques de pánico. He de admitir que personalmente también me afecta, de una forma muy débil, eso sí. Pero existen ciertas formas o imágenes reales o falsas que despiertan en mi esa parte instintiva que provoca la tripofobia. De hecho pasé varias imágenes a conocidos (previo aviso) y a alguno también le resultaban desagradables e incómodas. A otro amigo en cambio, no le resultaba nada del otro mundo. Cuestión personal de cada uno como veis, la fobia a los hoyos depende de cada persona. Por otro lado, la fobia a los agujeros en el cuerpo y en la piel.

Este miedo a los agujeros o los dibujos repetidos y cerca de los orificios tienen un motivo. A diferencia de otro tipo de fobias como puede ser la agorafobia por nombrar un ejemplo, la tripofobia puede presentarse a cualquier persona sin que exista un motivo en su pasado que le provoque un trauma y con ello se genere el inicio de una fobia.

Si te interesa tratarte esta fobia, este libro es uno de los que más te recomiendo leer. Que no te asuste la cantidad de páginas y su tamaño, es una lectura agradable y que te resultará muy útil para tratar esta fobia y cualquier otra que quieras. Garantizado.

Un estudio sobre el miedo a los agujeros

En el caso de este miedo o terror a los agujeros el origen, si bien no está claro y existen artículos ingleses analizando el tema del año 2013 (para que os hagáis una idea de que es considerablemente reciente), la tripofobia o triptofobia podría tener su origen de acuerdo al artículo mencionado que os dejamos aquí para quien quiera mas datos en inglés (es algo técnico, dicho queda), el origen de este trastorno molesto e incómodo podría estar arraigado en nuestros genes como un recuerdo instintivo para alejarnos de aquello que pueda dañarnos.

De acuerdo con Geoff Cole, un investigador y uno de los autores del artículo que os enlazamos en inglés más arriba, el motivo según sus hipótesis está en que los patrones visuales que causan la tripofobia tienen por lo general bastante en común con las manchas que tienen en la piel los animales venenosos. Si lo piensas detenidamente, muchos de estos animales tienen marcas muy visibles y vistosas en su cuerpo, las ranas con colores brillantes y patrones geométricos en sus manchas, las setas venenosas, una cobra en su cuerpo, una serpiente de coral… todos esos animales tienen en común, entre otras cosas, que son venenosos, tienen patrones de agujeros o manchas que pueden tener inconscientemente cierta similitud con agujeros, y que pueden matarte rápidamente sino te alejas de ellos.

Es normal entonces que evolutivamente esta fobia o miedo siga en nuestros genes ya que aquellos individuos que la tenían, era más probable que sobrevivieran con éxito ya que se exponían a menos riesgos ante estas criaturas. Lo que hizo que con el paso de las generaciones, esa fobia a los agujeros se convirtiera en una ventaja evolutiva. Desagradable para quien la tiene, sí, pero eficaz. Y al fin y al cabo en la naturaleza lo que importaba era el resultado. Mantenerte a salvo.

Es más, si vives en Australia no descartes que este miedo pueda salvarte alguna vez, allí todo está diseñado para matarte con toda la fauna venenosa que existe (en serio, Australia da mucho miedo si te pones a conocer su fauna venenosa).

Para finalizar el estudio, decir que cerca del 20% de los participantes tuvieron algún nivel de tripofobia en lo que respecta a los agujeros y sus formas geométricas. Así que como ves, es bastante probable que a poco que hables con tus conocidos, verás que alguien más la padece.

Grados de miedo ante las causas de la tripofobia

triptofobia tripofobia
Las causas de la tripofobia son evolutivas

Esto es lo que difiere de persona a persona, si bien existe gente que es completamente indiferente ante este tipo de imágenes, a otras personas en cambio les afecta considerablemente. Si seguimos la corriente de pensamiento del estudio, se podría achacar a un componente genético que les predispone a ser más susceptibles en este tipo de situaciones. Esto va desde las náuseas, que resulte simplemente desagradable de ver, pero tolerable, hasta un completo asco y generación de ansiedad dentro del individuo.

Cómo curar una fobia a agujeros o la triptofobia

Como siempre me gusta hacer, si tu caso es muy intenso, te limita, dificulta y empeora tu calidad de vida, entonces lo mejor es que contactes con un especialista en fobias que te ayude en tu zona, su trato será mucho más eficaz (en algún momento me gustaría ofreceros alguna herramienta o material que os pueda ayudar, si esto sucede lo pondré en la web y en el facebook para que lo sepáis). En este caso no conozco ningún especialista que esté enfocado sólo al tratamiento y la cura de fobias como la tripofobia ya que por lo general, los casos de fobias para tratar y curar, la agorafobia o claustrofobia son los casos más usuales.

Si por el contrario la tripofobia es molesta, pero no te limita en el sentido de que puedes tolerar verlo, aunque te resulte muy desagradable, yo propondría una exposición gradual a la misma. Es decir, ver imágenes que te causen esa sensación, pero no demasiado. Esto depende de cada persona pero puedes probar lo siguiente para irte exponiendo gradualmente si te resulta muy traumático (lo digo pensando también en nuestra amiga que quería que hablaramos sobre ello). En los casos de baja intensidad, el comportamiento tripofobico puede estar bajo control y llevar una vida completamente normal.

Formas de enfrentar paulatinamente la tripofobia o triptofobia

  • Pídele a alguien de confianza que busque imágenes para ti con este objetivo en mente.
    • Primero que sean imágenes en las que aquello que la cause como una piel de serpiente mudada, el exoesqueleto mudado de una araña vacío, o la flor de loto son válidos.
    • Que sean fotos lejanas en las que ese objeto se vea desde lejos, de forma que no aprecies demasiado sus detalles y te genere menor ansiedad.
  • Gradualmente que busque por ti fotos de un tamaño mayor y más detalladas. Es importante que las busque alguien, ya que si lo haces tú es muy probable que lo que encuentres sean fotos diseñadas a propósito para impactar, cosa que es justo lo contrario a lo que quieres.
  • Entiende la tripofobia. Busca información sobre aquello que te causa náuseas, si por ejemplo las semillas de la flor de loto te causan triptofobia, puedes buscar datos sobre porqué tiene esa forma y cual es su función. Posiblemente te seguirá siendo incómoda, pero parte del miedo surge por inconscientemente considerar que es peligroso para ti ya que no se sabe lo que puede haber dentro del agujero.

Ese sería el método que usaría, quizá pudiendo sustituir las imágenes por vídeos eventualmente. Eso sí, recuerda que en internet vas a encontrar muchas imágenes que NO SON REALES y están diseñadas para CAUSAR TRIPOFOBIA. Así que ten eso presente al navegar, y no dejes que te traumaticen y desistas de este intento. Tómalo con calma y paciencia, no será en un día.

Consejo extra: Si hasta las imágenes más suaves te resultan sumamente desagradables, empieza mirándote al espejo los ojos. Al fin y al cabo sigue siendo un agujero con un patrón geométrico en su interior (iris). Así podrás tener un contacto inicial con la tripofobia y saber que estas completamente a salvo.

Y tú, ¿conoces a alguien que tiene tripofobia y no sepa como tratar la fobia a los agujeros? Si es así, envíale este post para que tenga algunas ideas y conceptos sobre el miedo a los agujeros que quizá sean nuevos para él o ella. Quizá le estés abriendo una opción que ni siquiera sabía que existía para tratar la tripofobia en su caso particular. 😉

3 Tipos de reacciones ante el miedo

De forma consciente o inconsciente, el miedo que sentimos puede llegar a condicionarnos hasta extremos insospechados si dejamos que nos influya a cada ocasión en la que nos encontramos en una situación comprometida por algún motivo. Y es que cuando estamos expuestos múltiples veces a cualquier tipo de estímulo éste acabará por influir en nuestra conducta.
Más todavía cuando se trata de algo tan emocionalmente intenso como lo es la sensación de miedo y las reacciones físicas que le suelen acompañar como un aumento en la tensión muscular que prepara el cuerpo para luchar/huir o el incremento del ritmo cardíaco que se sufre en esas situaciones.

Puesto que no son sensaciones agradables, nuestro primer instinto al respecto es evitar aquello que nos cause miedo o sensaciones que provoquen ansiedad. Querer evitar el miedo es lo que hace que paulatinamente se creen cambios prolongados en nuestra conducta. No permanentes, pero sí difíciles de corregir de entrada por la intensidad emocional que generan. Aunque difíciles de inicio, pueden eliminarse las conductas indeseadas en la gran mayoría de casos.

Tipos de reacciones ante el miedo

Cuando nos enfrentamos al miedo, nos encontramos con tres reacciones diferentes a las que podemos recurrir. Es posible que dos de esas opciones ya las conozcas porque son bastante comunes y no resulta extraño que en algún momento escuchases hablar de ellas.

Normalmente se suele escuchar que ante una situación de peligro y por lo tanto, que nos llegue a generar miedo probablemente, existen dos tipos de reacciones. Una reacción de huida buscando ponernos a salvo del peligro lo más rápido posible y otra reacción de ataque o lucha que busque disuadir al contrario atacándole y con un comportamiento agresivo. Este último caso tiende a darse cuando el individuo se siente capacitado para poder defenderse a sí mismo con éxito, en caso de no tener la situación a su favor lo más lógico y seguro es el comportamiento de huida.

Pero además hay una tercera opción en lo que respecta al miedo y es la posibilidad de mostrar una actitud sumisa o intentar pasar desapercibido para el otro. Además de en las personas, este tipo de comportamiento también se da en los animales. El comportamiento de la parálisis ante el miedo se da por ejemplo en un tipo de cabra que ante situaciones de peligro se “congelan” y caen al suelo como bloques sólidos con el objetivo de que el depredador las ignore. Obviamente, esto no suele pasar. Este tipo de cabras están presentes en los rebaños precisamente por esta característica genética a quedarse paralizadas para que el resto del rebaño escape. No es bonito, pero la naturaleza no siempre es amable.

La reacción de mantener un comportamiento sumiso ante una amenaza puede verse en los perros. Estos se quedan boca arriba dócilmente ante el líder de la manada en señal de sumisión dejándole ver que no es una amenaza para él.

Aunque estoy dando ejemplos con animales, este tipo de comportamientos también están presentes en las personas, quizá no una parálisis física, pero sí emocional haciendo que se quede la mente en blanco o hablar de manera débil, entrecortada o evitando el contacto físico o visual. Creo que los ejemplos con animales ayudan a dar a entender que es un comportamiento perfectamente normal ante situaciones que consideremos peligrosas y se dan en todo el reino animal y no hay porqué avergonzarse de ellas.

2 consideraciones sobre el miedo

Es probable que estas emociones generadas por el miedo produzcan un comportamiento que nos haga sentir incómodos y queramos eliminar en la medida de lo posible su efecto sobre nosotros. Dependiendo del caso, es posible reducir la intensidad en la que el miedo nos afecta hasta un nivel aceptable siempre que no sea un caso muy intenso que necesite un tratamiento más personalizado. Existen trucos para ir eliminando el miedo, uno muy básico es la exposición directa al mismo de manera controlada de manera que aumentando lentamente la exposición al miedo seamos más capaces de enfrentarnos al mismo con éxito y reducir sus efectos. Por supuesto, depende del tipo de miedo que sea y de que pueda “provocarse” cuando queramos.

Pero cuando hablamos de miedo no podemos olvidarnos que cuando aparece una emoción intensa de miedo o de terror lo hace acompañada de una serie de cambios fisiológicos y emocionales. Entre los acompañantes de esa sensación, está la ansiedad. Sensación que no hay que confundir con miedo en sí mismo puesto que la ansiedad puede ser resultado de experimentar una emoción negativa intensa o generadora de estrés pero no necesariamente tiene porqué nacer a causa de sentir miedo. Existen más emociones y situaciones en las que la ansiedad puede presentarse. Si queréis saber algo más en lo que respecta a la ansiedad podéis hacerlo desde ¿Sabes qué es la ansiedad? Diferencias entre ansiedad normal y patológica.

[success]¿Te ha gustado? Escribe un comentario, comparte el artículo en facebook o indica que ha gustado en Google Plus, Facebook o Twitter haciendo click en el botón correspondiente que encontrarás después de los artículos relacionados en este mismo artículo.

Con tan solo un click nos ayudarás muchisimo. También puedes seguirnos en facebook en el menú lateral y recibirás nuestros artículos en tu tablón. [/success]

¿Cuales son las 4 etapas del proceso de aprendizaje?

¿Alguna vez te has preguntado en qué consiste el aprendizaje? ¿Cómo conseguimos pasar de no saber absolutamente sobre algo y pasamos a saber hacerlo perfectamente? Vamos a ser prácticos y a hablar del proceso de aprendizaje y las 4 etapas del aprendizaje dejando a un lado la parte técnica de los procesos mentales. Centrémonos en el comportamiento común por el que todos nosotros pasamos cuando estamos en pleno proceso de aprendizaje. Durante todo el proceso de aprendizaje de una nueva habilidad o hábito, pasamos por 4 etapas bien diferenciadas entre sí mientras vamos mejorando nuestros resultados y cambiando nuestro comportamiento de manera que consigamos desarrollar con éxito nuestra meta. A continuación, os explicamos el proceso que nos permite pasar de ser unos incompetentes a alguien capaz de aprender una destreza nueva.

PRIMERA ETAPA DEL PROCESO DE APRENDIZAJE: INCOMPETENCIA INCONSCIENTE

A la hora de empezar el proceso de aprendizaje de algo nuevo para nosotros, lo más habitual es que estemos en esta primera etapa de aprendizaje en la cual todavía NO somos conscientes de que no sabemos cómo hacer algo correctamente. Lo ignoramos completamente, habitualmente porque hasta el momento en el que se inicia el aprendizaje no hemos necesitado dedicar esfuerzos de ningún tipo para aprender cómo hacerlo. Sencillamente, no nos ha hecho falta pensar en ello.

A modo de ejemplo para facilitar la comprensión, supongamos que un amigo nos ha desafiado a participar contra él en una partida de dardos. Imagina que hasta aquel momento no has jugado nunca a los dardos, nunca te han gustado y no te molestaste en jugar ninguna vez. Hasta que tu amigo te desafió, no eras plenamente consciente de que no sabias cómo jugar. Conoces la mecánica, lo has visto, sabes que existe ese juego pero ya está. Nunca has pensado en ello porque no lo has necesitado. Aquí es donde empieza el proceso de aprendizaje.

 SEGUNDA ETAPA DEL PROCESO DE APRENDIZAJE: INCOMPETENCIA CONSCIENTE

Una vez que somos conscientes de que hay algo que tenemos que aprender, comenzamos a fijarnos en los detalles que antes decidíamos ignorar completamente por no ser interesantes o importantes para nosotros. En esta segunda etapa del proceso de aprendizaje tomamos consciencia de la necesidad que ha surgido y a la que tenemos que hacer frente. Empezamos a dedicar recursos mentales a prestar atención a los detalles relacionados con esa nueva actividad que se nos presenta.

En nuestro ejemplo, el proceso de aprendizaje de la incompetencia consciente se inicia cuando somos desafiados a jugar a los dardos y aceptamos el desafio. Hasta aquel momento no eramos conscientes, pero desde ese instante nuestro comportamiendo sobre esa actividad cambia. Ahora sabemos que somos incompetentes, no sabemos las normas, el peso de los dardos hace que fallemos y lancemos los dardos con mucha fuerza fallando por mucha distancia, etc.

TERCERA ETAPA DEL PROCESO DE APRENDIZAJE: COMPETENCIA CONSCIENTE

Después de practicar muchas veces conseguimos desarrollar nuestras habilidades hasta el punto de conseguir hacerlo correctamente. Esta parte del proceso de aprendizaje es la competencia consciente, todavía no hemos interiorizado los detalles que tenemos que tener en cuenta pero si le prestamos atención a la actividad podemos realizarla con éxito.

 Ahora ya somos capaces de dar en la diana una vez que nos concentramos y tenemos en cuenta el peso del dardo y la manera en la que estamos colocando los dedos.

 

CUARTA ETAPA DEL PROCESO DE APRENDIZAJE: COMPETENCIA INCONSCIENTE

 Ésta es la última etapa del proceso de aprendizaje. Una vez que dominamos cómo hacer algo empezamos a automatizar el proceso, a medida que practicamos vamos interiorizando y memorizando los pasos que tenemos que seguir hasta conseguir el objetivo deseado. Cada vez necesitamos estar menos atentos a los detalles pues los hemos ido memorizando a base de practicar.

En nuestro ejemplo, ahora agarrar los dardos colocando los dedos bien es muy fácil, eres capaz de saber cómo debes agarrarlo y con qué fuerza y en qué dirección apuntar para acercarte a la diana lo máximo posible. Quizá no ganes la partida de dardos, pero desde luego ahora sabrás jugar a los dardos en el futuro.

Tipos de Motivación: 4 clases de fuentes motivacionales

¿Porqué necesitamos estar motivados?

Para enfrentarnos a nuestro día a día sentirnos con energía y llenos de motivación resulta casi indispensable. Un enfoque de motivación adecuado nunca está demás, el hecho de contar con una buena actitud de cara a los desafíos extra y a las tareas cotidianas que tenemos que sacar adelante supone una gran diferencia a la hora de ponernos en marcha.

Al fin y al cabo, la diferencia entre el resultado de querer realizar una tarea con ganas y pasión buscando un resultado excelente o intentar quitártela de encima sin ganas lo más rápido posible es sustancial. Cuando se hacen las cosas con entusiasmo y ganas, se nota.

Fuentes de motivación

Se suele decir que cada persona es un mundo. Dado que cada uno de nosotros tiene una identidad propia, aquello que lo motive e impulse a actuar variará según los deseos personales de cada cual.

Una definición que se le ha dado a la motivación en la psicología es aquella que considera que la motivación es todo aquel estimulo emocional que nos lleva a actuar de alguna forma. Personalmente soy de la opinión de que somos seres emocionales además de racionales y que las emociones pueden llegar a tener más peso en nuestras acciones que si pensaramos antes de actuar.

Por ello, por que somos emocionales y los deseos y gustos de cada individuo son diferentes, existe más de una fuente posible de motivación posible que le invite a moverse para lograr lo que desea. Estas 4 fuentes de estímulos motivacionales son las siguientes:

Motivación de logro:

Lo importante para la gente que se siente motivada  de esta manera es alcanzar su objetivo establecido. Lo que merece la pena es llegar a conseguirlo por el hecho mismo de lograrlo más que los beneficios que se obtengan por lograrlo.

Es el desarrollo y el crecimiento personal que se da hasta lograrlo lo que resulta atractivo.

Motivación de afiliación:

En este caso destaca el componente social, lo que se busca principalmente es la unión al grupo y sentir que se forma parte de algo junto con otras personas. El ambiente agradable y colaborativo tiene más peso que las otras motivaciones.

Motivación de poder:

Lo más prioritario es lograr tener la capacidad de influir en su entorno, ya sea tanto en el comportamiento de las personas que le rodean o en modificar elementos de su alrededor a voluntad.

Motivación de competencia:

El placer de un trabajo bien hecho. Un buen resultado es lo que destaca para este tipo de motivación. El objetivo es lograr la meta pensada de tal forma que el resultado final sea excelente y ponga a prueba las habilidades del individuo perfeccionándolas en lo posible durante el proceso.

El trabajo de algunos departamentos de recursos humanos se ha enfocado en distinguir cual es la motivación que mueve a los candidatos para decidir si su motivación laboral encaja con la mentalidad de la empresa.

Por ejemplo, hay sectores como las finanzas donde la motivación de poder y la competencia son mejor valorados para ese trabajo, mientras que empresas más familiares y con un componente más social, tendrán preferencia por aquellas personas que su motivación laboral se vea relacionada con motivaciones de afiliación o de logro.

Como siempre, nos gustaría saber qué pensáis sobre lo que hemos dicho sobre estos tipos de motivación que os estamos mencionando. ¿Con cual os identificáis más?

Contenido añadido extra. Corregido gracias a un comentario.

Faltaba mencionar adecuadamente el autor en las fuentes de motivación hablando de su teoría de las necesidades que le da forma a los tipos de motivación que se mencionan arriba. Desde aquí gracias a Nicko.

Esta teoría fue desarrollada por David MCClelland, quien  también creo una prueba de percepción que tiene por objetivo descubrir cual es el tipo de motivación predominante en esa persona de manera que se le recomienden estudios y trabajos que se consideren como los más compatibles con él o ella de acuerdo a su personalidad. Es posible que si sois jóvenes o tenéis hijos, los conozcáis aunque sea de oídas puesto que suelen utilizarse como una referencia de cara a considerar las opciones mas adaptadas para ellos. Como siempre, os animamos a participar, dinos qué piensas ¿Estás de acuerdo con lo dicho?

¿Carrera de psicología presencial o a distancia? ¿Qué me conviene?

Personalmente considero que la carrera de psicología es una carrera que realmente merece la pena. Si estás dudando si estudiar psicología, te animo a que te informes más leyendo todo el artículo y consideres si serías feliz ejerciendo en alguna de sus modalidades. Ten en cuenta que es posible que aunque te guste la psicología, quizá la carrera de psicología sea diferente a lo que esperas durante los primeros años, esto es algo normal.

Como en todas las carreras, lo realmente divertido e interesante empieza en los últimos años de la propia carrera cuando se acercan las prácticas como psicólogo y como psicóloga y sientes que por fin vas a poder enfrentarte a casos de la vida real.

¿Porqué estudiar la carrera de psicología?

Fundamentalmente esto dependerá de tus motivos personales. Si vas a estudiar esta carrera sin estar convencida o convencido de que te gusta, párate a pensarlo bien. Este consejo se aplica a cualquier carrera de universidad además de la psicología. Si vas a estudiar presencialmente psicología porque en tu familia hay larga tradición de ello, o porque consideras que es una carrera fácil de sacar (já), estás tomando una decisión equivocada.

Vale más que pienses en porqué quieres estudiarla tu, que tu motivación sea intrínseca y decidas hacer la carrera de psicología porque realmente te apasiona, igual que le diría a cualquier persona que quiera ser médica pero realmente no le apasione esa carrera. Te aseguro que conozco casos así, y sé que no van a pasarlo nada bien en su carrera ni ejerciendo después. Piensa a largo plazo si en el trabajo diario que tendrías te gustará.

Si crees que la carrera de psicología es para ti, ¡entonces te animo a seguir leyendo!

¿Es mejor estudiar psicología presencial o a distancia online?

Bueno, en mi caso personal he estudiado psicología a distancia, mucha de la gente que conozco ha estudiado la carrera de psicología a distancia en la UNED por temas económicos o compatibilidad de tiempo. Si tienes la ocasión de hacer la carrera de psicología de manera presencial, yo personalmente te la recomendaría ya que tiene ciertas ventajas frente a la carrera para ser psicólogo a distancia. Ambas opciones son interesantes y perfectamente viables, es cuestión de pensar qué opción para graduarte en psicología te interesa más en tu caso.

Carrera de psicología presencial VS Carrera de psicología online o a distancia

Tanto una modalidad de carrera para ser psicóloga como otra tiene sus ventajas y desventajas. Para hacerlo más sencillo a la hora de responder a la pregunta de ¿estudio para ser psicólogo a distancia o mejor en una universidad presencial? lo mejor es una lista de pros y contras de ambas opciones para la carrera de psicología a distancia o presencial.

Lo que debes saber respecto a la carrera de psicología presencial

  • Trato más humano y más sociabilidad al estar físicamente con el resto de estudiantes.
  • Mayor motivación externa al interactuar con los compañeros.
  • Mayor número de trabajos a presentar, lo que ayuda al repaso de los apuntes.
  • Suelen surgir grupos de estudio con bastante rapidez.
  • Exámenes generalmente de desarrollar en lugar de tipo test.

Por contra, algunos de los aspectos negativos de la carrera psicología de forma presencial son:

  • Matrículas de acceso más caras que al hacer psicología online.
  • Desplazamiento hasta la ciudad con los costes que conlleva el alquiler de una habitación.
  • Menor libertad de compatibilidad con trabajo al existir en bastantes universidades de psicología un % mínimo de asistencia obligatoria a las clases impartidas.

Lo que debes saber respecto a la carrera de psicología a distancia u online

  • Las clases presenciales son mucho menores.
  • Tu te encargas de organizar tu estudio y llevar tu propio control. Depende completamente de ti.
  • La matrícula de psicología a distancia es bastante menor que en una universidad presencial.
  • Completamente compatible con otros estudios o trabajo que impida ir a una presencial.

Contras de estudiar psicología online o a distancia:

  • La relación humana es considerablemente menor y los foros se llevan gran parte del contacto humano.
  • La motivación externa por parte del profesorado suele ser inexistente y dependes sólo de tu pasión interna.
  • Necesitarás siempre saber gestionar tu tiempo y organizarte. Esto también es algo positivo ya que te fuerza a ser responsable con tus obligaciones y madurar en la gestión de las prioridades.
  • Exámenes tipo test estandarizados.

Realmente ambas opciones son perfectamente viables, depende en muchas ocasiones de donde vivas y la situación económica que tengas. Por ejemplo, yo elegí estudiar psicología a distancia en la UNED porque económicamente era la opción más viable y lógica para mi aunque preferiría haber estudiado psicología presencialmente. Tanto una opción como la otra puede servirte y adaptarse a ti en cierta medida.

En este caso, no menciono donde estudiar la carrera de psicología por un motivo, quiero enfocar la atención en las diferencias que hay para la psicología presencial y la que se hace a distancia, si quieres ver algún nombre de universidades con la carrera de psicología entonces sigue este enlace y las tendrás a tu vista.

Los cuatro pasos para superar una fobia de bajo nivel

A la hora de superar una fobia es importante tener en cuenta una serie de 4 pasos básicos que te ayudarán a lograr superar una fobia que tengas. Es bueno que tengas en cuenta que cada fobia es un mundo diferente para cada persona por lo que lograr superar una fobia puede ser más sencillo para algunas personas mientras que para otras puede convertirse en un auténtico desafio emocional. Los siguientes pasos son genéricos pero te servirán para hacerte una idea de lo que puedes probar.

Paso 1 para superar una fobia: Analiza de donde ha surgido esa fobia.

Pongamos que una persona tiene miedo al mar porque cuando estaba aprendiendo a nadar le sumergieron la cabeza en el agua y tuvo una mala experiencia que asoció directamente con el hecho de estar en el agua de mar y nadar. Desde aquel momento desarrolló una fobia a meterse en el mar para protegerse de la experiencia que pasó y evitar que se repita.

El primer paso necesario es ser consciente de que el origen de su ansiedad surge de esa ocasión, para superar una fobia como esta lo primero es saber de donde aparece.

Seguir leyendo Los cuatro pasos para superar una fobia de bajo nivel

Mis labios están sellados. El lenguaje corporal de los labios.

lenguaje corporal labiosHace bastante tiempo que no tocamos el tema del lenguaje corporal así que ha llegado la hora de desempolvar esa temática centrándonos en el lenguaje corporal de nuestra cara una vez más. Recordad el lenguaje corporal aunque es una parte muy importante de la comunicación no verbal, no lo es todo. El lenguaje no verbal (dentro del que esta el lenguaje corporal) también incluye aspectos que influyen en nuestras reacciones como son la ropa, los colores que tiene esa ropa, posibles colonias, aspecto físico, etcétera.

 

Lenguaje corporal: Labios

Si bien una de las cosas más claramente expresivas que tenemos es el uso que hacemos de los ojos y las cejas (tema que creo aún no hemos tocado si la memoria no me falla), otra parte igual de digna de mención es la zona correspondiente a la boca y su contorno.

La manera de mover los ojos puede darnos una pista sobre si nos dicen la verdad y algunos gestos también de las manos nos ayudan a saber si alguien está siendo sincero o tiene dudas sobre lo que nos cuenta (cuando se toca la nariz o la boca momentáneamente).

Pero además nuestra manera de usar los labios y de sonreír dicen mucho también, juntos son un pequeño gran mapa de lo que internamente pensamos que exponemos constantemente al mundo y nos permite “leer” a otras personas. O al menos obtener ciertas pistas orientativas de lo que pasas por sus mentes al pensar en el lenguaje corporal que tienen en su conjunto.

El lenguaje corporal de los labios

En algunos contextos el mensaje que podemos transmitir a través del lenguaje corporal de los labios es muy poderoso y claro.

Por ejemplo el lenguaje corporal con el que enviamos un mensaje de que encontramos a una persona atractiva es bastante claro y consiste en el hecho de mordernos el labio inferior o taparlo con los dientes según la persona que lo haga.

Éste gesto es un indicativo muy claro de que encontramos atractiva a dicha persona y por instinto solemos darnos cuenta bastante bien cuando aparece. Es uno de los gestos que casi estamos programados para reconocer de forma casi automática aunque no seamos plenamente conscientes de ello.

Por lo general en lo que respecta al lenguaje corporal y lenguaje no verbal solemos captar muy bien la gran parte de las señales que nos llegan pero no las analizamos conscientemente sino que directamente las procesamos al instante. A las mujeres se les da mejor que a los hombres darse cuenta, de ahí el llamado “sexto sentido” que suele decirse que tienen más las mujeres que los hombres.

Otro mensaje que enviamos con nuestro gesto del lenguaje corporal que podemos apreciar a través de los labios es el proceso de duda y toma de decisiones que se da durante el transcurso de una conversación.

Lenguaje corporal de los labios: Toma de decisiones

Pues es uno que seguro has hecho tu muchas ocasiones. Consiste en juntar los labios de manera similar a cuando vas a dar un beso a alguien en la mejilla y moverlos hacia la derecha o la izquierda mientras tomas la decisión. Generalmente la primera mueca dura más tiempo y después movemos los labios hacia el otro lado y repetimos dos o tres veces más el gesto antes de decir nada más.

Lenguaje corporal de los labios: El mensaje de cerrar los labios con fuerza

Un gesto típico es el de cerrar los labios con fuerza uno contra el otro. Como siempre esto puede indicar más de una cosa. Puede ser una señal de tensión o una señal de intentar mantener el control sobre uno mismo.

También es un gesto que podemos ver en caso de que la otra persona no esté interesada especialmente en participar en ese tema por cualquier motivo, manteniendo los labios unidos como muestra de rechazo y de no tener o querer decir nada del mismo.

El síndrome general de adaptación: las fases del estrés

El término estrés es ampliamente controvertido y ha sido objeto de estudio desde diferentes teorías. En anteriores artículos hemos hablado sobre este concepto en los cuales el estrés y ansiedad forma parte implícita de los mismos. Los tiempos que vivimos y la sociedad en la que nos desenvolvemos hacen que este tema esté en auge, el tiempo nos corroe minuto a minuto haciéndose consciente de que no somos capaces de abarcar todas aquellas cosas que quisiéramos hacer.

¿Qué es el estrés?

Me gustaría ceñirme a la descripción de este concepto que he plasmado en un artículo anterior que también os recomiendo si os interesa el tema (La relación entre el estrés y la salud: buscando el rendimiento óptimo):

¿Qué entendemos por estrés?

El estrés es una respuesta de nuestro organismo antes demandas tanto internas como externas que vemos como potencialmente dañinas, es decir, que nos resultan amenazantes y peligrosas para nuestra propia homeostasis. En este momento, nuestro organismo moviliza todos losrecursos tanto a nivel psicológico, fisiológico como físico para poder afrontar tales demandas.

El estrés de esta manera se traduce en una interacción entre situaciones que nos son potencialmente estresantes o amenazantes y las características personales con las cúales vamos a afrontar dichas situaciones.

El síndrome general de adaptación al estrés (SGA)

El Síndrome general del adaptación al estrés de Selye recoge muchos planteamientos y los integra en un patrón de conducta y respuesta al que denomina con dicho nombre. Es un patrón de respuesta general ante un estímulo que consideramos potencialmente estresante. Dentro de este patrón podemos encontrar tres fases diferentes, secuencias que van apareciendo una detrás de otra y que conllevan unas respuestas diferentes por parte de nuestro organismo.

Etapas del síndrome general de adaptación (SGA)

Hay tres secuencias que se van sucediéndose en el síndrome general de adaptación (SGA):

    • REACCIÓN DE ALARMA: Es la primera reacción que expresa nuestro organismo, la reacción filogenéticamente conocida como lucha-huida. Nuestro organismo no se encuentra familiarizado con el estímulo y presenta una reacción de alarma. Dentro de esta fase se produce dos etapas: la etapa de choque (etapa inicial e inmediata) y la etapa de contrachoque (defensa contra el choque, en la que se inicia una etapa de recuperación de la homeostasis propia del organismo).
  • ETAPA DE RESISTENCIA: Si continúan en el tiempo las situaciones potencialmente estresantes, el organismo llega a esta segunda etapa en la cual el organismo es incapaz de mantener la reacción de alarma. Se mantienen los niveles altos de activación, pero sin estar en esta primera fase de alarma que prepara al organismo para responder. Mientras que en la etapa de reacción de alarma se pueden producir tanto emociones positivas como negativas, en la de resistencia sólo se producen emociones negativas. El organismo se va desgastando hasta llegar a la última de estas tres secuencias.
  • ETAPA DE AGOTAMIENTO: si continúa la situación estresante nuestro organismo llega a esta última fase en la que se van consumiento todos nuestros recursos y energías, nuestro organismo acaba agotándose incluso pudiendo llegar en situaciones muy drásticas a un estado de coma o muerte.

En definitiva, tened en cuenta el concepto de estrés así como su implicación con nuestra salud. Cuando seaís conscientes de que sufrís estrés no dudeís en tomar medidas. Aprovechad cada día para daros un respiro y para cuidaros a cada uno y cada una de vosotras. ¡Sois únicas e irremplazables! ¡Sois únicos y el tiempo no puede ir en nuestra contra!

Aprovechad esta semana antes de las Navidades y no dudeís en sonreír.

Un abrazo

Miedo psicológico: Definición| Tipos de miedo| Cómo superarlo

¿Qué es el miedo psicológico?

¡Hola de nuevo compañeros/as! Hoy vamos a hablar sobre algo tan conocido por todos y al mismo tiempo desconocido, el miedo. Vamos a tomar la siguiente definición de qué es el miedo: El miedo es la emoción que pretende mantenerte a salvo y vivo a través de provocar una sensación de angustia, tensión y ansiedad a aquel que lo padece.

Lo que provoca el miedo en nosotros depende de la situación y de la personalidad de cada uno, es posible que el miedo lleve a limitarte e impedir que hagas algo que podrías hacer perfectamente, o por el contrario el miedo puede llevarte a actuar impulsivamente sin pararte a pensar si internamente consideras que es la mejor opción que tienes.

El miedo es una de nuestras emociones primarias, y aunque desagradable, en ocasiones es muy necesaria para no actuar temerariamente. El miedo es tremendamente útil, pero hay que distinguir entre dos tipos de miedo diferentes.

El miedo con un origen real y el miedo con un componente psicológico imaginario. La función primordial de esta emoción es mantenerte alejado de los peligros y asegurar tu supervivencia lo máximo posible.

Tipos de miedo

Tenemos que reconocer que es muy eficaz en su tarea, resulta tan sumamente desagradable que puede llegar a paralizarnos en alguna tarea y que la evitemos por no enfrentarnos a nuestros temores. Con el miedo, el problema no está en sentirlo, sino en tenerlo cuando no hay motivo real. Y es que los seres humanos solemos hacer eso, nos gusta pensar, y en ocasiones demasiado. Les damos mil y una vueltas a las situaciones que están a nuestro alrededor y llegamos a imaginarnos el peor de los escenarios posibles. Que no tiene porqué ser el más probable, y en muchas ocasiones, ni siquiera llegaría a ser tan perjudicial como nos lo imaginamos.

 El miedo es útil en situaciones que podrían poner tu vida en peligro. Está en el acerbo genético de nuestra especie sentir miedo como medida de protección. El problema está cuando usamos este recurso más de lo necesario, en ocasiones el miedo está desfasado en nuestra vida moderna. El miedo estaba diseñado para situaciones peligrosas, en el mundo actual estos peligros se han visto reducido hasta prácticamente no tener porqué preocuparse realmente.

 Qué provoca el miedo. Miedos reales y psicológicos

He de reconocer que decir miedo psicológico me escama un poco el alma ya que todas las emociones son psicológicas (dejando la química de lado), pero los más estrictos con estas cosas me perdonaréis, lo menciono así porque sé que mucha gente lo llama de esa manera y es como buscará información sobre el mismo. Hecho este paréntesis, seguimos con un ejemplo.

Pongamos el siguiente ejemplo sobre un miedo muy común: El miedo al rechazo. En el pasado era muy práctico. El ser humano está predispuesto a vivir en grupo y actuar como una comunidad para superar los grandes desafíos. En nuestro origen, si un individuo era rechazado por su grupo, acabaría viviendo solo y expuesto a los peligros de los depredadores.  En resumidas cuentas, el miedo al rechazo se resumiría en: Si te rechazaban, tus posibilidades de morir aumentaban considerablemente.

Hoy en día, la situación no es la misma y esta inseguridad se ve reflejada en el miedo escénico cuando tenemos que hablar ante desconocidos o personas con las que tenemos poca relación. La gente vive en ciudades o pueblos de cierto tamaño, existen cientos de grupos diferentes en nuestro alrededor a los que podríamos pertenecer y además, en caso de que nos rechazara un grupo, podríamos estar seguros de que ningún depredador nos va a devorar.

Creo que es un ejemplo que deja bastante claro cuando el miedo deja de ser real (y por tanto, útil) y sobre cuando el miedo en realidad resulta ser algo psicológico y mental que no llega a representar un peligro auténtico para nosotros. La angustia y ansiedad que nos da sentirnos en peligro tenemos que analizarla en la medida que la situación lo permita. Si hay un peligro real hay que tenerlo en cuenta, en cambio si el miedo es imaginario basado en un impulso interior que busca defendernos de un peligro que actualmente ya no existe podemos trabajar sobre eso para poder superar el miedo irracional.

Después de todo, la sociedad avanza mucho más deprisa que la adaptación genética.

Cómo superar el miedo

Éste es un apartado que se dividirá en diferentes artículos diferentes porque un miedo NO desaparece de un día para otro. Ni siquiera en el caso de los ficticios como el caso del miedo escénico, la ansiedad y los nervios que acompañan a salir al escenario están presente en muchos actores hasta el momento en el que salen al escenario. Lo que se hace es más fácil de superar y que el miedo no resulte intimidador con la práctica.

Debido a las vivencias de cada persona, existen miedos personales que sólo tenemos nosotros. Esto se ve reflejado constantemente en las fobias. Una fobia no deja de ser un miedo acentuado que nos dificulta una tarea en concreto. Cuando el miedo resulta insuperable es una fobia crónica y necesita un tratamiento especializado para superarla. Aquí tienes más información sobre las fobias.

Si los miedos psicológicos que tenemos son normales, es decir, no nos limitan en sentido alguno más allá de una incomodidad, un nivel bajo de ansiedad y ciertos nervios, no hay de qué preocuparse. Si queremos que nos afecten menos lo mejor es que salgamos de nuestra zona de confort  y hagamos aquellas actividades que nos expongan a esas emociones. En estos casos, la exposición paulatina es una herramienta que funciona muy bien para reducir el efecto que tiene sobre nosotros.

¿A ti qué opinión te da el miedo? ¿Lo defines de alguna forma especial para ti?

¿Te ha gustado? No tengas MIEDO y escríbenos un comentario que nos sentimos solos sino participas con nosotros, comparte el artículo en facebook o indica que ha gustado en Google Plus, Facebook haciendo clic en el botón correspondiente que encontrarás después de los artículos relacionados en este mismo artículo. Con tan solo un clic nos ayudarás muchísimo. También puedes seguirnos en facebook en el menú lateral y recibirás nuestros artículos en tu tablón.