Cómo superar la adicción a las redes sociales e internet

Todos sabemos lo que implica las redes sociales en muchísimas ocasiones para todos nosotros. Pérdida de tiempo, desinformación, sentirnos mal con nosotros mismos por leer estados demasiado alegres o demasiado tristes en nuestro tablón… y sin embargo no podemos resistir sus cánticos de sirena.

Lo cierto es que esto es lo que nos solemos encontrar diariamente dentro de nuestro tablón de la red social que prefieras utilizar. Ya sea Facebook, Twitter, o la red social que tú prefieras realmente el patrón se repite en todas ellas. Un patrón que acaba por generar una adicción increíblemente fuerte y que pasa muy desapercibida. Demasiado.

Si te soy sincero la única red social que yo utilizo actualmente es whatsapp, y en muchas ocasiones soy consciente de que resulta un auténtico succionador de tiempo. Y a pesar de ello, tengo que estar activo en algunas redes sociales como Facebook por motivos laborales. Hoy en día es muy complicado desconectarse completamente. Aunque sí que es posible hacerlo de manera bastante completa. Antes de seguir avanzando, os dejo un corto que menciono más adelante y que es de obligatoria visualización. Quien más y quien menos se sentirá identificado en cierta medida con este corto.

¿Deberíamos dejar las redes sociales?

Estas son algunas experiencias con las cuales quizá te sientas identificado o identificada:

· Cuando me despierto por la mañana lo primero que hago es mirar los mensajes de mis contactos y ver si me he perdido algo durante la noche. Esto es lo que recuerda Moisés, una persona trabajadora de mediana edad que ha tenido suficiente de perder tiempo dentro de las redes sociales, para intentar consultar mucha información que realmente no le llegaba a interesar.

Después de un tiempo si empiezan las redes sociales, Moisés a llegar a sentirse más libre y más relajado respecto a sentirse conectado e informado de lo realmente importante para él. Ha decidido tomar el control que había perdido al centrarse tanto en las redes sociales. Esta fuente decisión que tuvo que tomar de manera radical para conseguir que fuese efectiva para el.

· La hermana de Moisés, Sara, también se dio cuenta del efecto que tenía en las redes sociales como Facebook en su día a día. Un día se dio cuenta de que se sentía atraída constantemente revisar la redes sociales, que llegaba a tener ansiedad si no miraba frecuentemente su tablón, y hacerlo no le ofrecía nada importante para ella.

Sara se sentía obligada a hacerlo por si mismas sin saber el motivo. Hace unos años en el 2012 si mal no recuerdo. se realizó un estudio en el cuales aseguraba que tanto Facebook como Twitter, y en general redes sociales resultaban más adictivas que el tabaco y el alcohol. Merece la pena mencionar que las opiniones son divididas en este aspecto. Emocionalmente las redes sociales tienen un gran peso sobre nosotros.

Lo cierto es que recibir la aprobación social a través de me gusta o retweet, actúa en nosotros como un refuerzo positivo que psicológicamente sería equivalente a comer chocolate o ganar dinero. Resulta adictivo y un reforzamiento muy poderoso para nosotros. Y esto es precisamente lo que lo hace tan difícil de dejar.

Las redes sociales valora más la cantidad que la calidad de contenido

¿No te ha pasado nunca que has leído un montón de noticias seguidas en Facebook o en Twitter y te has quedado con la sensación de qué no te han dicho nada? Gran parte de la información que se ofrece es trivial y sin ningún tipo de valor para nosotros. Puede despertar nuestro interés de manera instantánea, pero realmente no va a hacer ningún tipo de cambio en nuestra vida.

Ya pesar de ello, no seguimos con una y otra vez a lo largo del día para ver el contenido nuevo que hay. Este tipo de comportamiento nos lleva a terminar lamentando la gran pérdida de tiempo que supone a lo largo del día, incluso una sensación de no estar viviendo en el presente. Muy frecuentemente, lo hacer 5 minutos en una red social, acaba viéndose en una hora y media. Y en general toda información es muy similar entre sí llegando en ocasiones a ser la misma noticia pero con un titular distinto. Eso si no mencionamos ni incluimos las noticias falsas o con información manipulada directamente.

Es más, seguramente conoces a gente, hayas hecho tú que mencionan lo que ha visto en facebook u otras redes sociales como si fuera una verdad absoluta. Creándose de esta forma una cultura que se basa en creer completamente lo que lee en Internet sin llegar siquiera a formar su propia opinión al respecto, ni considerar que pueda estar equivocada esa información.

Si bien hay que considerar que con el tiempo las personas han empezado a cuestionar lo que se publica. Aunque todavía existe una gran cantidad de gente que directamente lo toma como auténtico lo que acaba de leer como suya propia esa opinión leída y no la analiza.

¿Qué personas deciden dejar las redes sociales?

Algunas personas que dejan las redes sociales, gente son las que más publican. Esto sucede cuando sienten que el feedback o la respuesta que reciben de las personas que tienen agregadas, no llega a cumplir las expectativas que tienen. Publican mucho contenido, pero reciben pocos comentarios o me gusta. Esto puede generar problemas de inseguridad si la autoestima es baja, incluso para generar cuadros depresivos esto no es lo frecuente, pero es qué puede llegar a suceder.

También la aparición de noticias alegres constantemente de gente “conocida”, que no tienen porqué ser así el realmente. Y sólo dar una apariencia de falsa felicidad pueden llevar a las personas a que sientan que su vida es triste en comparación con la del resto. Gran parte de la vida que aparece en tu tablón no es para nada realista. Ni mucho menos es el día a día. Frecuentemente son momentos puntuales que se producen con escasez. Esta situación, puede llevar a querer borrarse de las redes sociales para no ver esa falsa felicidad existente.

También están las personas que se dan cuenta del gran pozo succionador de tiempo que resultan las redes sociales en la gran mayoría de ocasiones. Al inicio del artículo tenéis un vídeo que es tremendamente representativo de lo que supone en muchas ocasiones la visión errónea que nos da en la redes sociales sobre la vida de los demás.

Para mí es uno de los mejores vídeos que vi el año pasado sobre la información falsa, errónea y sin valor real qué gran medida nos ofrecen estas redes. Esto no quiere decir tampoco que toda la información que hay en ellas no merezca ser leída, nos podemos encontrar también contenido de gran valor para nosotros. Pero este contenido de valor es mucho menor que el contenido basura que podemos encontrar.

Adicción consciente a las redes sociales

Llega un momento en el que empezamos a ser conscientes de la adicción que tenemos a estar en internet constantemente conectados. Aunque en ocasiones, esta adicción puede pasar desapercibida. Existen algunos indicios que te pueden ayudar a saber si en algún grado tienes adicción a estar conectado o conectada más de lo que realmente necesitas. Si te soy sincero, a mi me sucede más de lo que me gusta reconocer, y qué paulatinamente intento ir reduciendo.

Algunos de estos indicios son el consumo excesivo, en que te proporcionen ningún tipo de beneficio, diversión o placer hacerlo. Un consumo por rutina y hábito más que por una necesidad. Esto supone una gran pérdida de tiempo a largo plazo que seguir haciendo a pesar de ser conscientes de los efectos negativos que puede tener para nuestra salud tanto física como emocional.

Desconectándose de las redes para dejar la adicción

Personalmente considero que la mejor forma de tratar este tipo de adicción en concreto, es cortar lo máximo por lo sano que sea posible. Esto no es aplicable a todo tipo de adicciones, ya que frecuentemente resulta más difícil evitar esos estímulos. La adicción a Internet y las redes sociales también supone un esfuerzo en comodidad ya que sentimos que nos alejamos de nuestro entorno y nuestras amistades al hacerlo. Inicialmente genera una sensación de soledad que puede abrumar si no hemos pensado en ello.

Esto es lo que te sucede mentalmente cuando te desconectas de las redes sociales:

Los primeros días resultan extraños y diferentes. Despertarse por las mañanas y evitar mirar el teléfono móvil, algo que hacemos prácticamente todos, se vuelve casi y antinatural en esos momentos. Poco a poco, a medio pasando los días empieza a aparecer una sensación de tranquilidad y de libertad al respecto.

Si bien al principio es una pelea emocional, una montaña rusa de emociones, al final queda una sensación de tranquilidad y paz que va ocupando el sitio que tenía antes de aparecer la necesidad de estar constantemente informado o informada de todo lo que sucede. Más  cuando sea información irrelevante. Dejar de estar enterrado o enterrada debajo de cientos o miles de notificaciones, se verá como en un gran paso hacia la libertad personal.

Los principales beneficios, no se ve el corto plazo.

Al principio una persona que tiene adicción estar permanentemente conectado o conectada, sentirá que está en un mundo marginal. Completamente desligado de su vida social. Como sino pudiese existir si no tiene redes sociales desde las que hablar.

Lo cierto es que no siempre podemos hacer una desconexión plena y absoluta. Caso necesites tener redes sociales y contacto por Internet con mucha gente debido a motivos laborales. Desconexión puede darse de muchas maneras diferentes.

Puedes estar en Internet sin estar en ella al mismo tiempo.

En este sentido te pongo mi propio ejemplo. Para administrar la comunidad de psicología motivacional necesito tener un perfil en Facebook. Personalmente, quiero dejar de utilizar Facebook. Pero por motivos profesionales no puedo hacerlo. En este caso existe un término intermedio que puede servirte a ti también.

Lo que yo hice fue directamente bloquear todas las notificaciones que aparecían en mi tablón de anuncios. Independientemente de que sean de amistades, de entorno laboral, u otros tipos de grupo. Directamente en la configuración de facebook nada más que me salía una notificación de una persona le daba a que se ocultara en todas las notificaciones de dicha persona. Repetí esto a lo largo de 4 días con todas las personas que iban apareciendo dentro de mi tablón. Al final todas las personas que publicaban frecuentemente o compartían algo, estaban ocultadas a mi vista. Completamente ocultas. Mi facebook pasó a ser tan solo una página en blanco. Lo único que me salía era la publicidad de la red social.

De esta manera, puedo mantener el contacto con gente que únicamente utiliza esta red social, y al mismo tiempo evito la tentación de utilizarla. Al no parecerme ninguna noticia en mi tablón, la necesidad de mirar y actualizar Facebook constantemente ha desaparecido.

Donde antes tenía la necesidad de mirar Facebook 7, 8 o 9 veces cada día, ahora hay un vacío. Puedo pasar perfectamente días sin entrar en Facebook y lo mejor de todo, sin echarlo de menos. Ahora únicamente entro cuando quiero publicar algo, o encuentro noticias que merece ser compartida.

¿Has pensado en borrar o reducir tu uso de las redes sociales? ¿Te da miedo hacerlo? Déjame saber qué opinas.

Cómo superar la adicción a las redes sociales e internet
4.2 (83.87%) 31 votos

Leave a Reply

Al dejar un comentario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximas visitas y la IP en nuestra base de datos de Raiola Networks que usamos para bloquear comentarios de SPAM desde cualquier IP.

Responsable » Raúl Iglesias Ledesma
Finalidad » Gestionar y moderar comentarios.
Legitimación » tu consentimiento expreso.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, el proveedor de hosting de este sitio web dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola ( https://raiolanetworks.es/aviso-legal/).

Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Contacta conmigo a través del formulario de contacto o el email contacto@psicologiamotivacional.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies